Una casa alegre y atemporal

En esta casa alegre, luminosa y de decoración atemporal, vive una familia joven con niños pequeños. Sin embargo, cuando el matrimonio adquirió este chalé a las afueras de Madrid, les resultaba algo anticuado y poco acogedor. Para solucionarlo, recurrieron al estudio Abaitua & Domínguez Interiores, con el encargo de que actualizaran la casa y la única condición de que no se realizaran reformas.

Las interioristas –María Abaitua y Patricia Domínguez– superaron con éxito el reto. Diseñaron mobiliario a medida cuando fue necesario y encontraron eficaces soluciones decorativas para conectar espacios y potenciar las virtudes de la casa. En cuanto al mobiliario, se combinaron con acierto antigüedades, muebles de herencia y piezas actuales o diseñadas a medida. Los colores juegan un papel importantísimo a la hora de lograr la casa alegre y atemporal que deseaban los propietarios. Los interiores presumen de una paleta de colores alegres conjugados con gran maestría.

casa alegreEn el salón se crearon dos zonas de estar. Ésta, más de verano, se compone por dos sofás gemelos de Blasco & Blasco, modelo Clichy, un sillón de terciopelo verde y una butaca francesa del siglo XIX.

La mezcla de estilos y texturas enriquece la decoración. Sobre la mesa tocinera del XIX, un cuadro de Jordi Alcaraz. Las cortinas son de lino, al igual que la funda del sofá realizada con un lino de Blasco & Blasco.

La gran alfombra, de Kilombo Rugs, abraza las dos zonas de estar del salón. Ésta, “de invierno”, cuenta con un sofá diseñado por el estudio de interiorismo y tapizado con un terciopelo de lino. Detrás, un mueble a medida sirve de soporte a unos jarrones y una fotografía.

Aquí vemos cómo el diseño de la alfombra sirve para conectar el salón con el comedor gracias al papel elegido para sus paredes. La mesa lacada en verde se acompaña con unas sillas de Anmoder y un aparador de Berenis.

Via: Nuevo Estilo

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Cómo decorar una mesa de centro

Cómo decorar una mesa de centro es, sin duda, una de las cuestiones más personales del interiorismo, un tema en el que se peca igual por exceso que por defecto… En esto, como en casi todo, no hay recetas mágicas para el éxito, pero buceando aquí y allá hemos encontrado una propuesta tan práctica, divertida y original, que nos ha enamorado…

Según esta fórmula, hay cinco cosas que se deben incluir al decorar una mesa de centro:

decorar una mesa de centroFrente al sofá de lino de Blasco & Blasco, una mesa de centro decorada
con mucho acierto. Proyecto de Abaton-Batavia.

#1 Algo para leer

O para hojear. Nos referimos a esos libros de fotos tan bonitos sobre viajes, diseño, arte, moda… Por algo en inglés los llaman Coffee Table Books (libros de mesa de centro). Por supuesto, los libros no son solo un adorno, pero su valor decorativo si los eliges bien es enorme y sirven también como base para otros complementos.

#2 Algo vegetal

En toda habitación debe haber flores o plantas naturales, y la mesa de centro es el sitio perfecto para colocar un jarrón con flores o una planta de tamaño proporcionado. Si quieres elegir algo artificial, busca un arreglo de muy buena calidad.

Los libros (#1) pueden servir de base a otros elementos de la fórmula, como estas suculentas (#2).

#3 Algo perfumado

Las velas aromáticas resultan casi casi imprescindibles para decorar una mesa de cento. Son decorativas, añaden textura, huelen de maravilla y encendidas crean un ambiente perfecto. No se puede pedir más.


Las velas, como ésta perfumada (#3) de Jo Malone, resultan enormemente decorativas.

#4 Algo entretenido

Al decorar una mesa de centro incluye en ella un juego, un objeto con algún mecanismo o un móvil, para mantener entretenidos a propios y extraños.

Este juego de tres en raya en mármol que hemos visto en One Kings Lane
es perfecto para incluir como nuestro punto #4.

#5 Algo personal

Cuando pienses en cómo decorar tu mesa de centro no olvides mostrar en ella tu personalidad. Puede ser un álbum de fotos, una parte de alguna colección o un cuenco con conchas que has encontrado en la playa. Hay mil ideas tan decorativas como personales.

Una pequeña colección de cajas de cerillas recopiladas
en viajes pone aquí el toque personal (#5)

¿Qué os ha parecido esta fórmula? Os animamos a probarla. Nosotros lo hemos hecho y ¡ha funcionado!

 

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Una ‘casa sana’, elegante y llena de color

Esta es una casa con muchas cualidades. Algunas resultan evidentes, como su luminosidad o una sofisticada decoración. Pero otras te las tienen que contar. Por ejemplo, la casa se ha redistribuido totalmente (incluso se ha cambiado de sitio la cocina) para lograr la continuidad de todos los espacios y que esa luz fluyera de lado a lado de la casa.

Otro aspecto que quizá no se aprecia de un primer vistazo pero que define el nuevo espíritu de la casa es que se quería conseguir una casa sana. Por ello en la reforma se han elegido solo materiales sostenibles y libres de químicos en gran medida, como la pintura mineral de las paredes.

La zona de estar y el comedor comparten espacio. El blanco de las paredes y de los visillos junto al cerramiento de grandes cuarterones de cristal multiplican la luz en esta estancia. En contraste, tapicerías, obras de arte y complementos de vivos colores, como la alfombra, el sofá de terciopelo o el cuadro del fondo, obra de Lorena del Pozo, arquitecta responsable de la reforma y decoración de esta casa.

Una lámpara Tolomeo Mega en color negro acompaña a un sofá de Blasco & Blasco desenfundable. Ya que se quería una casa sana, se ha puesto especial atención en que todas las telas empleadas sean naturales, como el lino de este sofá.

La estantería se ha realizado a medida. El cuadro es obra de la arquitecta Lorena del Pozo.

En el comedor, sillas setenteras de Willy Rizzo. La mesa se ilumina con una lámpara de hierro de Rokc. Los dos apliques de pared proceden de Rue Vintage 74.

Acorde con la filosofía de “casa sana”, en el dormitorio la ropa de cama es de lino. El suelo, incluso en baños y cocina, es tarima de roble al natural.

Via: Nuevo Estilo

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar