Monthly Archives

Mayo 2017

Decora con tela de terciopelo

El terciopelo en decoración es una opción muy versátil porque encaja bien en todos los estilos: clásico, contemporáneo, retro, romántico, bohemio… Sólo hay que usarlo con mesura, porque si lo mantienes bajo control dará un toque lujoso a la casa, pero si abusas de él provocarás un “efecto boudoir”. Estas son las claves para decorar con tela de terciopelo:

tela de terciopeloEn la dosis justa, el terciopelo es siempre un acierto. En este salón decorado por Melián Randolph se ha usado en cojines y alguna tapicería. Los sofás son de Blasco & Blasco.

Resistente como pocos. El complejo proceso de tejido del terciopelo hace que sea más duradero y resistente que muchas otras telas. Si se cuida bien, puede durar generaciones. Siempre hay que tener en cuenta que la tela de terciopelo se produce a partir de fibras muy distintas, como contamos en un post anterior, y esto influye en su resistencia, cualidades y precios.

En general, cuanto más corto y denso es el pelo, más resistente será. El terciopelo de pelo más largo se ve más lujoso pero también es más difícil de cuidar.

Clásico, bohemio, contemporáneo…: el terciopelo es una de las telas más versátiles en decoración. Via: Pampa Australia

Como todas las telas de tapicería, el terciopleo se somete a pruebas que indican cuánta abrasión soporta antes de mostrar desgaste o pérdida de color. En el caso del terciopelo sería recommendable un valor a partir de 40.000 ciclos Martindale. Dependiendo de para qué se use, se puede elegir un teriopelo más fino (por ejemplo, para cojines o cortinas) o más resistente (en el caso de la tapicería de sofás o sillones).

Cuando vayas a comprar muebles o complementos en terciopelo, o si quieres retapizar con esta tela, revisa su composición y los ciclos martindale indicados por el fabricante. Infórmate sobre qué tipo es el más aconsejable para el uso que quieres darle, de sus pros y contras. Recuerda que hay muchos tipos de tela de terciopleo

El terciopleo es muy resistente y a la vez flexible, perfecto para tapizar muebles de líneas muy sinuosas.

Con pátina. Antes de decidirse por el terciopleo hay que conocerlo bien. Como se marca fácilmente, no se recomienda para quien sufra con las imperfecciones a corto plazo. Si esperas del terciopelo que se mantega inalterable como el primer día, es mejor que elijas otra tela. Cuando te sientas o apoyas algo sobre el terciopelo, su pelo se aplasta, y depediendo del tipo, algunos más que otros. Usando vapor se elimina este aplastamiento, pero al final se irá creando una pátina que debe entenderse como parte de la vida natural del terciopelo.

Todo un seductor. Es fácil caer rendido ante el terciopleo en decoración. Tiene un carácter fuerte unido a un tacto suave y cálido. Además, acentúa los contornos de los muebles tapizados o crea siluetas maravillosas en unas cortinas. El éxito está en dosificarlo. Si eliges un sofá de terciopelo, combínalo con unos sillones en otra tela. Y un truco decorativo que funciona bien es usarlo como un motivo recurrente en toda la casa, incorporando pequeños detalles en terciopelo en cada habitación.

El terciopleo azul oscuro es una apuesta segura para un sofá, sea cual sea su estilo. Salón decorado por Kishani Perera. Via: lonny.com

Colores increíbles. Encontrarás tela de terciopelo es una inmensa variedad de colores. Por supuesto, el color que elijas marcará fuertemente el estilo. Los más cálidos y acogedores son el negro, el azul oscuro y el marrón, colores intemporales de los que disfrutarás sin cansarte. Si te gusta lo vintage, apuesta por el verde botella, el violeta o el azulón, muy populares en los 60 y 70. Los más contemporáneos son los terciopelos de colores muy vivos, como el amarillo, el naranja o los flúor.

En cortinas. Las cortinas de terciopleo darán un toque elegante a cualquier salón o comedor. Si se apoyan en el suelo añadirán un plus de espectacularidad. En colores que contrasten con la pared serán todavía más impresionantes, pero cuidado con los tonos buerdeos si no quieres que el salón parezca un cine de los años 50. Las cortinas de terciopleo tienen también una función práctica: aíslan del frío y protegen de corrientes de aire en los meses fríos. Un consejo de profesional: en la confección de cortinas hay que cuidar que el pelo del tercioplelo vaya hacia arriba. Así se logra que las cortinas se vean radiantes, no de un color plano. Para asegurarte, pasa la mano desde abajo hacia arriba y comprueba que se note suave.

En cualquier habitación de la casa. En este baño, la decoradora Sarah Lavoine colocó unas cortinas y un pequeño puf con terciopelo en colores joya. Foto:Francis Amiand

Para tapizar. La tela de terciopelo es una fantástica elección para tapizar ya que, aun tratándose de una tela fuerte y pesada, tiene una flexibilidad increíble. El terciopelo en una pieza grande, como un sofá, un sillón o un cabecero, será toda una declaración de intenciones, hará que el mueble se vea más sofisticado y multiplicará la luz de la habitación. Solo recuerda que tienes que mantenerlo bajo control.

En cojines y otros complementos. Los cojines de terciopleo son la forma más simple de incorporar a la decoración el toque glamuroso que solo esta tela puede dar. Unos cuantos cojines de terciopelo despliegan todo su poder de seducción, su brillo magnético y sus colores de múltiples matices. Y encajarán igual de bien sobre la cama de un dormitorio femenino como sobre un elegante sofá contemporáneo. También en tela de terciopelo puedes encontrar o encargar plaids (magníficos los que lo combinan con lino) y hasta ropa de cama.

La firma West Elm tiene toda una línea de ropa de cama en terciopelo de seda y viscosa, que incluye fundas de edredón, cuadrantes y cojines.

Si quieres saber más sobre el terciopelo, encontrarás un montón de información en nuestra Guía esencial del terciopelo

Guía esencial del terciopelo

En decoración, decir terciopelo hace apenas un par de años era como decir moqueta o boiserie, sinónimos máximos de decoración desfasada. Pero la suma de las tendencias cocooning y el amor desatado hacia lo retro han llevado al suave, brillante y decadente terciopelo a convertirse de nuevo en objeto de deseo y a encabezar las listas de tendencias deco.

El terciopelo arrastra todavía cierta mala fama (de caro, de delicado, de complicado… ), que no le corresponde en absoluto. En este primer post dedicado al terciopelo, vamos a empezar conociéndolo mejor.

Un sofá de terciopleo azul, como éste de Blasco & Blasco con terciopleo Keystone, se convierte automáticamente en el centro de atención de cualquier salón.

Qué es: Es mejor definirlo por lo que no es. El terciopelo no es una fibra concreta, ni natural ni sintética, sino el resultado de una compleja forma de tejer para lograr una tela suave, de pelo corto y espeso, con una distribución muy uniforme de los bucles de los hilos. Para crearlo se usa un telar especial que teje dos espesores de tela al tiempo. Aunque hoy se ha agilizado y abaratado el proceso con los telares industriales, elaborar terciopelo sigue siendo un proceso laborioso.

Qué tipos existen. El terciopelo puede obtenerse de fibras naturales, como algodón, lana, lino, seda o mohair, de fibras artificiales, como poliéster, rayón o acetato, o mezclando fibras naturales y artificiales.

  • El terciopelo 100% seda era y es todo un lujo al alcance de muy pocos. Hoy resulta muy difícil de encontrar y su precio puede estar en más de 400 euros el metro.
  • El de algodón se ve menos lustroso, pero es suave, asequible y resistente. Además, se tiñe muy bien, por lo que está disponible en una gran variedad de colores maravillosos.
  • El terciopelo de lino, con una característica textura estriada, es el más masculino de todos y el que mejor resiste las marcas de uso. Hoy en día resulta prácticamente imposible de encontrar.
  • Los terciopelos sintéticos y de mezcla imitan muy bien el brillo de la seda y se encuentran a precios competitivos.

terciopeloMuestras de colores del terciopelo Retiro II, mezcla de viscosa y algodón, de Blasco & Blasco.

Su aspecto. El terciopelo tiene un aspecto lujoso y brillante debido a que el pelo de su superficie refleja la luz en múltiples ángulos. Suele teñirse en colores muy vivos y oscuros que potencian su brillo característico.

Su historia. Sin un origen claro, parece que los antiguos egipcios confeccionaban tejidos parecidos al terciopelo. Desde Oriente llegó a Italia alrededor del siglo XIII. Florencia y Venecia fueron grandes productores. En el siglo XVI Flandes se convirtió en el gran exportador de terciopelo europeo. Y en España encontramos excelentes tejedores a partir del siglo  XVII, algunos de los cuales continúan hoy. Antes de la revolución industrial, era un tejido inalcanzable, asociado al poder, el lujo y la riqueza. Hoy, en Europa se produce un exquisito terciopelo artesano destinado a la Alta Costura principalmente.

El terciopelo se usa también para ropa de cama. Este edredón de Zara Home combina lino y terciopelo.

En decoración. En general, todos los tipos de terciopelo valen para tapizar, hacer cortinas, cojines o plaids, independientemente de los materiales con que esté confeccionado. Existen también terciopelos antialérgicos, con tratamientos antiácaros, antibacterias, antihongos, y con tratamientos antimanchas, que no afectan a su suavidad ni aspecto.

¿Quieres saber más? Mira estos posts Cómo decorar con terciopelo y Cómo cuidar y limpiar terciopelo de tapicería.