Guía esencial del terciopelo

En decoración, decir terciopelo hace apenas un par de años era como decir moqueta o boiserie, sinónimos máximos de decoración desfasada. Pero la suma de las tendencias cocooning y el amor desatado hacia lo retro han llevado al suave, brillante y decadente terciopelo a convertirse de nuevo en objeto de deseo y a encabezar las listas de tendencias deco.

El terciopelo arrastra todavía cierta mala fama (de caro, de delicado, de complicado… ), que no le corresponde en absoluto. En este primer post dedicado al terciopelo, vamos a empezar conociéndolo mejor.

Un sofá de terciopleo azul, como éste de Blasco & Blasco con terciopleo Keystone, se convierte automáticamente en el centro de atención de cualquier salón.

Qué es: Es mejor definirlo por lo que no es. El terciopelo no es una fibra concreta, ni natural ni sintética, sino el resultado de una compleja forma de tejer para lograr una tela suave, de pelo corto y espeso, con una distribución muy uniforme de los bucles de los hilos. Para crearlo se usa un telar especial que teje dos espesores de tela al tiempo. Aunque hoy se ha agilizado y abaratado el proceso con los telares industriales, elaborar terciopelo sigue siendo un proceso laborioso.

Qué tipos existen. El terciopelo puede obtenerse de fibras naturales, como algodón, lana, lino, seda o mohair, de fibras artificiales, como poliéster, rayón o acetato, o mezclando fibras naturales y artificiales.

  • El terciopelo 100% seda era y es todo un lujo al alcance de muy pocos. Hoy resulta muy difícil de encontrar y su precio puede estar en más de 400 euros el metro.
  • El de algodón se ve menos lustroso, pero es suave, asequible y resistente. Además, se tiñe muy bien, por lo que está disponible en una gran variedad de colores maravillosos.
  • El terciopelo de lino, con una característica textura estriada, es el más masculino de todos y el que mejor resiste las marcas de uso. Hoy en día resulta prácticamente imposible de encontrar.
  • Los terciopelos sintéticos y de mezcla imitan muy bien el brillo de la seda y se encuentran a precios competitivos.

terciopeloMuestras de colores del terciopelo Retiro II, mezcla de viscosa y algodón, de Blasco & Blasco.

Su aspecto. El terciopelo tiene un aspecto lujoso y brillante debido a que el pelo de su superficie refleja la luz en múltiples ángulos. Suele teñirse en colores muy vivos y oscuros que potencian su brillo característico.

Su historia. Sin un origen claro, parece que los antiguos egipcios confeccionaban tejidos parecidos al terciopelo. Desde Oriente llegó a Italia alrededor del siglo XIII. Florencia y Venecia fueron grandes productores. En el siglo XVI Flandes se convirtió en el gran exportador de terciopelo europeo. Y en España encontramos excelentes tejedores a partir del siglo  XVII, algunos de los cuales continúan hoy. Antes de la revolución industrial, era un tejido inalcanzable, asociado al poder, el lujo y la riqueza. Hoy, en Europa se produce un exquisito terciopelo artesano destinado a la Alta Costura principalmente.

El terciopelo se usa también para ropa de cama. Este edredón de Zara Home combina lino y terciopelo.

En decoración. En general, todos los tipos de terciopelo valen para tapizar, hacer cortinas, cojines o plaids, independientemente de los materiales con que esté confeccionado. Existen también terciopelos antialérgicos, con tratamientos antiácaros, antibacterias, antihongos, y con tratamientos antimanchas, que no afectan a su suavidad ni aspecto.

¿Quieres saber más? Mira estos posts Cómo decorar con terciopelo y Cómo cuidar y limpiar terciopelo de tapicería.

 

5 sofás negros en cinco estilos distintos

Los sofás negros (o gris oscuro) no parecen una elección para tibios ni la opción más fácil al decorar un salón. Pero, en realidad, un sofá de este color puede dar comienzo a un sinfín de posibilidades decorativas. Al igual que la ropa negra, un sofá negro quedará de maravilla con cualquier color y textura. Súmale los complementos decorativos adecuados, y verás cómo brilla tu sofá por negro que sea.

Aquí hemos recopilado cinco ejemplos de sofás negros en salones con estilos muy diferentes. ¿Con cuál te quedarías?

Elegante y relajado. Este clásico sofá en terciopelo negro se ha rodeado con una paleta neutra a base de beiges o cremas. El interés lo ponen las diferentes texturas de los cojines o la alfombra. La lámpara y la mesa de centro se han elegido con un acabado dorado que, en un ambiente con unos colores tan contenidos como éste, destaca todavía más. El pequeño puf de mimbre y los flecos trenzados de la alfombra ponen el toque más desenfadado. Via: My Domaine

Brillante. Los colores fuertes, sean cálidos o fríos, resultan aún más brillantes al lado del negro. Sin duda, es una opción arriesgada y, por eso, también un éxito total. Inspírate en este salón de Belén Domecq. Sobre el sofá negro extragrande de Blasco & Blasco cuelga una obra contemporánea de gran formato y con predominio del negro. También es negra la gran alfombra de esparto que cubre casi todo el salón. Los colores fuertes se han reservado para los muebles auxiliares, como la butaca amarilla y la mesa auxiliar roja. Los acabados pulidos de las mesas auxiliares y de las pequeñas lámparas equilibran el conjunto y reflejan los colores a su alrededor. Via: Casa Decor

Étnico y cool. Los matices más apagados de azul, marrón y naranja suavizan el impacto de los sofás negros y resultan más luminosos en salones pequeños. Para dar un toque étnico, coloca cojines como estos, con sencillos estampados geométricos o de kilim. En el suelo, puedes colocar un dhurrie (éste es vintage).  Funcionará igual de bien cualquier alfombra étnica de diseño geométrico o a rayas. Completa el salón con más toques étnicos como cerámicas o una manta del sofá. Y como plantas, cactus, por supuesto. Via: Nicolette Johnson

Blanco y negro. Si te gusta decorar en blanco y negro, un buen truco de interiorista es jugar con la escala de grises, y así evitarás caer en el barroquismo. Igualmente, cuidado con los estampados que combinan estos dos colores, son demasiado poderosos. Dosifícalos. En este caso, el sofá contemporáneo solo mezcla cojines grises y blancos. El peso de la decoración recae en los complementos decorativos, como las fotografías de Peter McConchie y las dos mesas étnicas, todo en blanco y negro. La presencia de madera consigue compensar la frialdad que podría tener una decoración exclusivamente en blanco y negro. Vía: Vogue Living

Femenino contemporáneo. El negro y el rosa son una pareja tradicional pero eso no implica que haya que descartarlos en ambientes contemporáneos. Elige un sofá de líneas muy rectas como éste, aquí en un tono gris muy oscuro. Añádele cojines rosas, negros y grises, todos lisos pero de texturas distintas. Precisamente, las texturas aportan mucho en ambientes bicolor, fíjate en los plaids –uno en punto y otro de pelo­– y en la trama de la alfombra gris. Los complementos también se han elegido en negro y rosa, como la lámpara de hierro o las flores en la mesa. Para potenciar ese look tan femenino, se han colgado dos grandes retratos de mujeres en blanco y negro.

¿Te ha gustado esta selección de sofás negros? Si estás todavía decidiendo el color de tu próximo sofá, te gustarán estos posts: Tapizar sofás: cinco colores atemporales, Sofá beige: de aburrido, nada y Cómo dar estilo a un sofá blanco.

Decoración natural en Marrakech

Esta casa de Marrakech, inspirada en las casas de campo tradicionales de la zona de Marruecos en que se encuentra, compagina tradición con comodidad, con un resultado muy sofisticado.

La responsable de su decoración natural y luminosa es la interiorista española Victoria Melián, del Estudio Melián Randolph. Su proyecto llenó la casa de color, siempre en gamas suaves, y la dotó de un mobiliario elegido para el confort. También incorporó materiales y artesanía de la zona.

La casa es de reciente construcción y se ha basado en la arquitectura tradicional marroquí. En el porche de la piscina, muebles de Point y de Métiers d’Hier. La pérgola de madera pintada en verde es diseño de Victoria Melián.

Casi todas las estancias de la casa tienen una chimenea de obra. A su alrededor, en el salón, sofá y sillón de Blasco & Blasco. La foto es del artista Hassan Hajjaj, en la Galería Larache.

decoración naturalLuz a raudales y una decoración natural y relajada definen la casa. En esta zona de estar, mesita africana de Lorenzo Queipo de Llano y sofás de Blasco & Blasco.

Todos los techos de las habitaciones son diferentes. En este caso, el turquesa del artesonado lo vemos también en muebles y complementos. Las mesitas son de Ziya Designs y la silla de bambú, de Objetology. Alfombra, de Berbería.

En el dormitorio principal, se ha hecho un dosel con una alfombra de Berberia. La chimenea y el zócalo son de tadelakt, un revestimiento a base de cal de Marrakech, muy brillante y resistente. Todos estos elementos logran la decoración natural, cómoda y luminosa que buscaban los propietarios

Salón azul: 5 estilos distintos

¿Buscas ideas para decorar un salón azul? Sin duda, el azul es uno de los colores con los que resulta más fácil acertar al decorar. En general, los expertos en color recomiendan usar los tonos más profundos de azul para las zonas sociales de la casa (salón, comedor, cocina…), y reservar los matices claros de azul para dormitorios y baños. La razón es que el azul oscuro contiene rojo, por lo que se ve más cálido y acogedor, mientras que el azul claro tiene amarillo, por lo que resulta más relajante y limpio.

En el salón, el azul se adapta muy bien a todos los estilos. Vamos a verlo con cinco ejemplos muy diferentes:

Modern classic. El terciopelo, el color azul profundo y las tachuelas de estos sofás de Blasco & Blasco añaden un toque extra de refinamiento y lujo a este salón azul, decorado por Beatriz Silveira. Para no sobrecargarlo, se han incluido pocos y bien seleccionados complementos con aire retro. Via: Nuevo Estilo

Contemporáneo. Los toques de gris actualizan y añaden tensión a la clásica combinación blanco-azul. En este caso se ha elegido un tono azul muy profundo para la pared y la tapicería del sofá, logrando un efecto elegante y dramático. Via: April and May

Bohemio. Para iluminar el azul índigo tan típico de las telas étnicas, rodéalo de un fondo blanco, una fórmula serena que siempre tiene éxito. Esta paleta de colores hace brillar cualquier habitación sin resultar pesada. En este salón azul, decorado por Amanda Barnes Interiors, se ha animado el conjunto añadiendo elementos de madera y el toque verde del cactus.

Nuevo colonial. El azul es relajante pero usado en exceso puede resultar abrumador. Aquí el azul lo inunda todo. Para suavizarlo, se han introducido ligeras variaciones de tono y un par de estampados sutiles en los cojines. Una gran alfombra con estampado ikat centra la zona de estar de este salón azul. Todo es de Williams Sonoma

Náutico. El suelo potencia el carácter náutico de este veraniego salón azul. Los diferentes tonos empleados en los sofás de Blasco & Blasco y las tapicerías combinan muy bien con los muebles de madera natural y el blanco de las paredes. Los remos le dan el toque justo de influencia “marinera”.

 

 

Claves hygge para una casa feliz

“La felicidad no se logra con grandes golpes de suerte que ocurren pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días”, dijo Benjamin Franklin. Así que es probable que la felicidad nos encuentre en casa, si ponemos de nuestra parte para crear una casa feliz…

Los daneses usan una palabra, “hygge”, de difícil traducción al español, que quiere decir algo así como “gente feliz en un hogar acogedor”. Hygge no hace referencia a un estilo de decoración concreto, sino a una actitud en y hacia la casa, propia de los países escandinavos. Para entenderlo, piensa en esto: en los catálogos del gran gigante sueco de la decoración, ¿qué es exactamente lo que te gusta: los muebles o esas puestas en escena tan acogedoras, en las que siempre vemos personas disfrutando de su casa?

casa felizUn hyggekrog es un rincón como éste, con unas butacas Hilton, donde ser feliz en casa. Via: El Mueble

Estas son las claves hygge para una casa feliz:

  1. Haz que la decoración de la casa sea importante para ti y tu familia. No es casualidad que los daneses hayan exportado al mundo su estilo de decoración y su concepto “hygge”. Aunque no todas las casas allí son como las que vemos en las revistas o en los catálogos, la mayoría de las familias nórdicas ponen mucho interés y cuidado en la decoración de sus casas, de las que se sienten orgullosos.
  1. Enseña a los niños a respetar la casa. No podemos impedir que los niños sean niños y que tengan juguetes, cuentos y un montón de cosas no siempre ordenadas. No hay problema mientras todo ese lío se quede en su espacio y ellos no conquisten toda la casa. Una amiga sueca me comentó que no entiende por qué muchos españoles llenan sus salones de juguetes. Y me dijo que le sorprende aún más que alguna vez le hayan dicho que eso es algo muy “nórdico”… “En Suecia tratamos de enseñar a nuestros niños desde muy pequeños que deben respetar la casa y los espacios de los adultos”.
  1. Potencia la luz. Una casa luminosa sube el ánimo a cualquiera. Sin embargo, los daneses sólo tienen cuatro horas de sol al día durante el invierno. ¿Su truco? Explotar al máximo la luz natural. La decoración escandinava, siempre luminosa y ligera, se apoya en colores como el blanco roto o el tono arena, matices cálidos del blanco que no resultan fríos ni grises. También puedes recurrir a espejos, situados estratégicamente para duplicar las vistas de una ventana o para atraer la luz hacia un rincón oscuro.

Potencia la luz natural y cuida la artificial. Via: ELLE Decor.

  1. Mima los pequeños detalles. Como son las pequeñas cosas las que nos hacen felices, una casa feliz no necesita ser una gran propiedad. Al revés, demasiado lujo no ayuda al hygge. Aprovecha lo que tienes y cuida los detalles. ¿Qué no cuentas con chimenea? Usa velas, un gran clásico del hygge y de la decoración escandinava, porque llenan de magia la casa. Buena música, lámparas de ambiente que den una luz cálida, fragancias para el hogar… Mima la casa y la casa te mimará a ti.
  1. Lleva la naturaleza a casa. Si tienes “mano verde”, seguro que tienes plantas de todo tipo en casa. Si tu mano no es tan verde, no renuncies: prueba con las suculentas o plantas como potos, ficus, cintas, drácenas o monsteras. Y si tu mano es negra en vez de verde… las flores frescas son lo tuyo. En cualquier caso, el verde es imprescinfible en una casa feliz porque sube el ánimo y alegra cualquier rincón.

Plantas y flores levantan el ánimo. Los sillones y reposapiés son de Blasco & Blasco. Via: Nuevo Estilo

  1. Rodéate de cosas que te hagan feliz. La cultura hygge consiste en crear un entorno propicio para ser feliz en casa. Y una forma de hacerlo es rodearse de cosas que nos recuerden buenos momentos. Puede ser una galería de fotos de nuestros viajes o un armario heredado cuyo olor a madera nos transporta a la casa de la abuela de nuestra infancia cada vez que lo abrimos.
  1. No gastes sin pensarlo bien. Los daneses no son nada gastosos. Suelen ahorrar para comprar buenos muebles o piezas de diseño, antes que comprar algo que realmente no les fascine solo porque es barato o tiene un descuento.
  1. Fuera desorden. Ordenar no solo mejora el espacio físico, también mejora nuestro espacio interior, nuestra mente. ¿Cómo vas a ser feliz si cada mañana pierdes 10 minutos buscando las llaves antes de salir? El primer paso para lograr una casa feliz y ordenada es “editar” nuestras pertenencias. Debemos quedarnos solo con lo que nos hace felices o resulta útil. El segundo paso es invertir en buenas soluciones de almacenaje (¿te suena esa sección del catálogo sueco?). Así podrás tener todo organizado y conseguir un espacio en calma quitando de la vista las cosas que crean desorden visual.

Una gran estantería ayuda a mantener el orden, una clave del hygge. Via: The Style Files

  1. Crea al menos un hyggekrog (un rincón especial donde sentirte feliz) en tu casa. Para algunos será un cómodo sillón junto a la chimenea donde leer tranquilamente. Pero para otros, su hyggekrog será un vestidor donde organizar toda la ropa y complementos, una pared con las fotos familiares o un escritorio perfectamente organizado para trabajar desde casa frente a una ventana.
  1. Encuentra tiempo para tu tribu… La buena compañía es la esencia del hygge y de una casa feliz. Deja a un lado el móvil y apaga la tele, para disfrutar de un plan de sofá, palomitas y peli con tus hijos. O reúne a tus amigos para compartir una cena deliciosa y un buen rato de charla.

Una casa feliz se comparte con buenos amigos. Via: The Jungalow

¿Será el hygge la razón por la que los daneses son los más felices del mundo? Seguro que allí se sorprenden cuando ven que muchos extranjeros tratan de copiar sus casas a base de velas, plaids de lana y adornos de estilo nórdico, sin entender que hygge es mucho más. Es una forma de (buena) vida, una manera de crear una casa feliz y compartirla con los demás.

Si te ha gustado este post, seguro que te interesa “10 mandamientos decorativos wabi sabi”

 

Decoración luminosa en el norte

Para recibir a la primavera hemos elegido el salón, el comedor y el porche de esta vivienda en Gijón (Asturias), decorada por el arquitecto de interiores Rafael Sitges, fundador del estudio de Arquitectura y decoración Et In Arcadia Ego.

Se trata de una vivienda de nueva construcción que ha conseguido eso tan difícil de parecer que ha estado “siempre ahí”. La clave reside en su decoración luminosa y equilibrada, en los suaves tonos elegidos y en una feliz convivencia de piezas de estilos muy diferentes.

Dan paso al jardín tres ventanales vestidos con persianas blancas de madera y unas caídas forradas. El cuadro es una obra de Pablo Fernández Pujol.

decoración luminosaEl jardín está muy presente en el salón y ayuda a potenciar su decoración luminosa. Las butacas de Blasco & Blasco están tapizadas con un lino verdeceladón. Al fondo, una cabeza de dragón china del siglo XVIII.

Las paredes con efecto “boiserie” destacan la obra de Salvador Moltó. Para aumentar la sensación de orden, el mobiliario se eligió por parejas, como los veladores y lámparas de Anmoder, o las dos parejas de butacas Juliette de Blasco & Blasco.

Lámparas, mesas, sofás… También en el porche se juega con las parejas para lograr un perfecto equilibrio. Sobre los sofás se han colocado unos cojines de hilo y seda bordados con animales marinos.

decoración luminosaEn el comedor se emparejó una antigua mesa china lacada con una sillería Luis XV. Al fondo, sobre peanas, unos escudos tribales antiguos. La decoración luminosa se ha potenciado gracias al uso del blanco y a la claridad que entra por el ventanal.

 ¿Quieres ver más de esta casa de decoración luminosa ? Pincha aquí para verla completa.

Igual también te gusta “El efecto Wow en decoración”.

 

Cómo cuidar la tapicería del sofá

En un post anterior explicamos cómo elegir bien la tapicería para disfrutar del sofá mucho tiempo en perfectas condiciones. En este post hemos reunido una serie de consejos para cuidar un sofá tapizado y algunos trucos para mantenerlo como el primer día por mucho tiempo. Para empezar, tenemos que darles un poco de razón a las abuelas que no dejaban comer en el salón, sobre todo bocadillos de nocilla o salchichón. Algunas manchas pueden ser muy difíciles (o caras) de eliminar de la tapicería del sofá.

Sofá Montana de Blasco & Blasco tapizado en terciopelo. Via: El Mueble

El aspirador, el mejor amigo de la tapicería del sofá

Si eres de los que pierden los pequeños cepillos del aspirador a los dos días de comprarlo o de los  que “jubilan” el aparato con sus accesorios tan nuevos como el primer día, estás maltratando tu sofá. El polvo acumulado crea fricción y poco a poco va desgastando las fibras de la tapicería. Por eso, aspirar semanalmente el sofá y otros muebles tapizados prolonga su vida y los mantiene como nuevo mucho tiempo. El cepillo pequeño del aspirador sirve para quitar el polvo de la superficie del sofá, mientras que la boquilla estrecha llega a las áreas más difíciles donde se acumulan más residuos.

Recuerda aspirar bien la tapicería del sofá antes de someterlo a cualquier limpieza. Si no eliminas la suciedad y el polvo antes del tratamiento, la tapicería puede terminar más sucia de lo que estaba.

tapicería del sofá Serendipity FabricsAspira el sofá cada semana. Con mascotas, usa también un aparato especial para eliminar pelo de animales de compañía. Via: Serendipity Fabrics

Con las manchas no funciona lo de “más vale tarde que nunca”

El mejor consejo para atajar una mancha es actuar rápidamente, antes de que tenga tiempo de fijarse a la tela. Cuando ocurre un accidente, no hay que entrar en pánico, sino mantener la calma. Lo primero es absorber la sustancia derramada y evitar que se extienda. Para ello, usa inmediatamente un trapo blanco de algodón, limpio y seco. ¡No frotes! Si restriegas, la mancha se hará más grande.

Cuando el trapo haya absorbido todo lo posible, debes actuar en función de la tapicería. Ten presente que cada tela necesita productos o tratamientos diferentes. Y lo que funciona para una tela puede ser desastroso para otra. Sigue siempre las instrucciones de limpieza de la tela o de la etiqueta que los fabricantes suelen incluir en los modelos que se adquieren ya tapizados. Ésta suele estar debajo de los asientos o en el interior de una funda de cojín. Si no tienes ni una cosa ni otra, sé muy prudente, hay telas que solo pueden limpiarse en seco por profesionales y no admiten siquiera lavarse con agua.

En cualquier caso, antes de aplicar un tratamiento en una zona visible de la tapicería del sofá hay que probarlo en una parte discreta y asegurarse de que no decolore, destiña, deje cerco, etc.

Si la tapicería del sofá ha recibido algún tratamiento antimanchas, ten en cuenta que probablemente habrá cambiado el método recomendado de limpieza original.

tapicería del sofáConserva y respeta siempre las instrucciones del fabricante de la tela o el sofá. Via: Blasco & Blasco

Cuidado de los cojines de asiento y respaldo

La mejor forma de cuidar los cojines del asiento y respaldo del sofá es rotarlos cada cierto tiempo, además de intercambiar los que son iguales para distribuir el desgaste de la tapicería uniformemente. También es importante sacarlos fuera una vez cada quince días y sacudirlos con la mano para eliminar bien el polvo de las fibras.

Un problema habitual (y antiestético) es que aparezcan diferencias de color entre las fundas de los cojines y las partes fijas de la tapicería del sofá. Para evitar que suceda, si tu tela admite limpieza con productos específicos para tapicerías, cada vez que limpies las fundas de los cojines limpia también las partes fijas para mantener un tono uniforme en todo el sofá.

Si las fundas de los cojines se pueden lavar a máquina (recuerda, solo si así lo indica el fabricante), ten la precaución de lavarlas del revés en agua fría y de secarlas a la sombra para evitar al máximo las pérdidas de color. Y siempre todas a la vez. Si te han encogido un poco por el lavado, plancha la tela húmeda en el sentido que haya encogido estirando suavemente.

En el caso de que la tapicería del sofá deba limpiarse en seco, lleva todas las fundas de cojines al tinte, no solo las que estén manchadas. Así el color se mantendrá uniforme en todas ellas.

Las empresas profesionales de limpieza de tapicerías a domicilio pueden tratar el sofá y/o sillones al completo, por lo que el tono se mantendrá uniforme tanto en los cojines como en las partes fijas. Una limpieza en profundidad es muy recomendable cada doce o dieciocho meses.

Una vez al año la tapicería del sofá requiere una limpieza en profundidad. Via: Chango & Co

Cuando se produce una gran “catástrofe” y se derrama mucho líquido sobre la tapicería del sofá, también se recomienda acudir a una limpieza profesional. Piensa que la mancha en el relleno puede ser tres o cuatro veces más grande de lo que ves en el exterior.

Por último, aunque suene raro decirlo en un post en Internet, mucho cuidado con los consejos de productos y trucos caseros que aparecen en Internet. Insistimos en que hay que seguir siempre las instrucciones de lavado de la tela o del fabricante del sofá, actuar con mucha prudencia y acudir a profesionales cuando sea necesario.

Telas de tapicería: Claves para elegirlas

Hace tres años que compraste o tapizaste tu sofá y ya está para cambiar… ¿Son tus hijos especialmente destrozones? ¿Os habéis excedido con las siestas en el sofá? Nada de eso. Seguramente, la tela elegida en su momento no fue la adecuada. ¿Y cómo acertar al elegir telas de tapicería? Ante todo, dejándote aconsejar por profesionales. Y, muy importante, sabiendo interpretar por ti mismo esa información que verás en los muestrarios de telas y que, al contrario de lo que puedas pensar, no requiere un máster en Textiles.

Telas de tapicería Serendipity Fabrics

Toda la información relevante de las telas de tapicería debe estar recogida en su ficha técnica. En los muestrarios encuadernados como libros encontrarás la ficha técnica de las telas en la página final o pegada en la trasera. Cuando el muestrario se presenta en perchas colgadas (que incluyen menos telas pero muestran más superficie de cada una) la verás abreviada en la parte superior. Además, cada tela debería llevar una pequeña etiqueta adhesiva detrás con su nombre, datos básicos y símbolos informativos. Si vas a comprar telas de tapicería on line, encontrarás la ficha técnica de cada tela en una ventana o junto a su imagen.

La primera prueba de la calidad de las telas de tapicería es que el fabricante o editor textil se haya preocupado de incorporarles una ficha técnica. En ella se incluye: descripción, composición, ancho, peso, rapport, encogimiento, resistencia, usos recomendados e instrucciones de lavado. Es probable que también encuentres en la ficha técnica alguna información complementaria sobre la tela.

Telas de tapicería Serendipity Fabrics

Vamos a explicar ahora  la información que vas a encontrar en cada apartado:

Descripción: Te da una idea general de las características de la tela. Por ejemplo: “Tejido lavable de lino y algodón. Muy resistente y suave, tiene un tacto sensiblemente aterciopelado”.

Composición: Indica la fibra o fibras con las que se ha elaborado la tela y sus porcentajes. Básicamente, hay tres tipos de fibras: naturales, artificiales y sintéticas. Es fácil saber cuáles son las naturales, ya que proceden de plantas o animales, como lana, lino, algodón, cáñamo… ¿Pero cuál es la diferencia entre fibras artificiales y sintéticas? Las artificiales están fabricadas a partir de materia prima natural, como el rayon. Las sintéticas se obtienen por procesos químicos, como el poliéster. Con la mezcla de fibras se busca aunar las cualidades de distintos materiales en las telas de tapicería. Las posibilidades aquí son casi infinitas.

Telas de tapicería Serendipity Fabrics

Ancho: Indica la medida de la tela de orillo a orillo. Normalmente, las telas de tapicería tienen un ancho de 1,40 metros o de 2,80 metros (doble ancho). Se trata de un factor más relevante de lo que parece. Por cuestiones técnicas, las telas de mayor calidad suelen tejerse en 1,40 metros de ancho y también se estampan mejor. La ventaja de las telas de 2,80 metros es que se aprovecha mejor cada metro de tela, por lo que salen más rentables.

Peso: Este dato también nos orienta para saber si las telas de tapicería son adecuadas para el uso que queremos darles. El peso depende del tipo de fibra, de cómo se ha tejido y de su acabado. El peso se indica normalmente en gramos por metro cuadrado. Una tela ligera está entre 30 y 150 gramos por metro cuadrado. Se considera de peso medio entre 150 y 350 gramos, y será un tejido pesado cuando pese más de 350 gramos por metro cuadrado. Las telas de tapicería (al igual que el denim de los pantalones vaqueros) son telas pesadas. En general, cuanto más peso tiene una tela más gruesa resulta. Pero ni el peso ni el grosor por sí mismos garantizan la calidad o resistencia de la tela.

Rapport o “Repeat”: En las telas estampadas el motivo se repite cada cierta altura: eso es el rapport. Debes tenerlo en cuenta para casar el estampado cuando hay que unir diferentes paños de tela, ya que se producirá un “desperdicio”. Por eso, al encargar telas de tapicería, hay que añadir el rapport a la cantidad de tela encargada. En los lisos no es necesario.

Telas de tapicería Serendipity Fabrics

Encogimiento: Para conocer este dato, se toma una muestra de tela y se marca a lo largo y ancho antes de lavarse. Al finalizar el proceso de lavado y secado la muestra marcada se vuelve a medir. Se calcula su grado de encogimiento o alargamiento en ambas direcciones y se expresa como porcentaje. Todas las telas tejidas, sobre todo las compuestas por fibras naturales como algodón o lino, encogen algo al lavarse. Y la limpieza en seco también hace que encojan, si bien en menor medida. En telas de tapicería se considera normal un porcentaje de encogimiento de hasta el 5-6%. Este dato hay que considerarlo al hacer el primer lavado o lavar las telas antes de confeccionar. En el mercado encontrarás telas prelavadas y preencogidas, ya tratadas para evitar el encogimiento.

Resistencia: Se comprueba con un test de abrasión llamado Martindale. Una máquina con discos giratorios roza la tela hasta que la rompe. En ese momento se miden los “ciclos martindale” soportados y ese valor es el que indica su grado de resistencia. No hay una clasificación oficial de los tejidos tras este test, pero estos valores te orientarán al comprar telas de tapicería:

– Menos de 10.000 ciclos: Uso solo decorativo (cojines, colchas…).

– 10.000 a 22.000 ciclos: Uso ocasional o muy ligero (por ejemplo, una descalzadora).

– 22.000 a 25.000 ciclos: Uso doméstico moderado (sillas, cabeceros…)

– 25.000 a 30.000 ciclos: Uso doméstico diario intenso (fundas, sofás, sillones…).

– 30.000 a 50.000 ciclos: Uso comercial, de larga duración etc.

Telas de tapicería Serendipity Fabrics

Usos recomendados: Muchas veces los editores textiles indican los propósitos que consideran más adecuados para una tela en función de sus características. Es una forma rápida de transmitir una información basada en su experiencia, y suelen hacerlo de forma muy visual mediante dibujos como una cortina o un sofá… Con esta información y la interpretación de los ciclos martindale, tú puedes valorar cualquier otro uso que quieras darle a una tela.

Información complementaria: Muchas telas de tapicería salen de fábrica con diversos tratamientos químicos, los más frecuentes son contra el fuego, las manchas o las arrugas. También puedes encontrar información complementaria sobre los resultados otros controles de calidad realizados por el fabricante, como las pruebas de pilling (formación de bolitas), encogimiento, solidez del color, resistencia al desgarre…

Telas de tapicería Serendipity Fabrics

Instrucciones de lavado: Debes seguir siempre las instrucciones de limpieza indicadas por el fabricante en cuanto a temperatura, métodos de lavado, secado y planchado. Un mantenimiento correcto y regular alargará la vida de las telas de tapicería y las mantendrá impecables mucho tiempo.

Con toda esta información, irás sobre seguro al elegir telas de tapicería. Todas las fotos de telas son de Serendipity Fabrics.

Si quieres saber más, consulta estos otros posts de nuestro blog:

Telas para tapizar sofás: 5 colores atemporales

Cómo elegir la mejor telas para fundas de sofá

 

 

 

 

 

El Efecto Wow en decoración

En inglés existe la expresión “Efecto Wow” o “Wow Factor” que se aplica a muchas áreas, y resulta especialmente interesante en decoración: sucede cuando entras en una casa, en un hotel o en cualquier habitación y exclamas eso: “¡wow!… Definir el concepto, sin embargo no es nada fácil. El efecto wow no tiene nada que ver con brillos, ostentación o derroche. Va más por el camino de la sorpresa, las sensaciones o la personalidad. No está relacionado directamente con el dinero ni con lo maravillosa que sea la propia casa. La prueba: ¿alguna vez has estado en una casa con, por ejemplo, una arquitectura o unas vistas increíbles, decorada de tal manera que han arruinado ese efecto wow?

Una serie de enormes lámparas multiplica el efecto wow de este comedor. Via: Martyn Lawrence Bullard

Sin personalidad no hay efecto wow. Las casas decoradas sin personalidad son esas que se parecen tanto unas a otras. Tampoco son muy originales las casas que solo son funcionales, porque resultan bastante aburridas. Y si tu casa está “amueblada” de una sola tienda, igual da que sea toda de IKEA que de una marca de diseño carísima, parecerá un escaparate, predecible y monótono. La buena noticia está en que la personalidad no es cuestión de dinero, por eso nunca aparece en un presupuesto.

Aquí tienes cinco formas reales de conseguir el efecto wow en una habitación:

Arte. Convertir un buen cuadro en el centro de atención de una habitación es una forma infalible de lograr el efecto wow. Para lograrlo exhibe la obra sin que tenga que competir con el color de las paredes, los muebles u otros objetos decorativos. Para que acapare toda la atención rodea esa obra excepcional de blanco, así atraerá todas las miradas.

El cuadro resalta en la pared blanca. Es de un amigo del propietario de la casa, Kiran Dufault. Bajo él, dos sencillas taquillas de Ikea también blancas. Via: New York Times

Papel pintado. El papel pintado derrocha personalidad. No los de florecitas o pequeños lunares ​​en boga en casas de las abuelas, sino los de diseños más grandes, texturizados y con fuerza decorativa. Con ellos, el efecto wow está garantizado.

efecto wow Este papel pintado hace que parezca que estamos en un invernadero. Es un diseño de NLXL distribuido por Blasco & Blasco.

Objetos únicos. Los objetos creados en serie no aportan mucho “wow”. La decoración gana interés con los hallazgos exóticos traídos de viajes (no valen souvenirs), los descubrimientos de mercadillos y almonedas, las herencias familiares… Con todo aquello no convencional capaz de contar una historia.

Aquí no encontrarás ni un solo objeto convencional… Via: Pinterest

Pintura. Esta es una buena manera de lograr el efecto wow. Se trata de una solución muy efectiva y refrescante tanto para paredes como para algún mueble. Es como magia a un precio asequible. Sin embargo, dar con el color adecuado requiere esfuerzo, documentación y quizás asesoramiento. No se trata de lanzarse, pantonario en mano, sin ningún criterio. Pinterest puede ayudarte a seleccionar y hacerte una idea de cómo quedará la habitación o el mueble que quieres transformar.

La pintura verde de la pared dispara el interés decorativo de esta habitación. Una decisión valiente y acertada de Ann Lowengart

Plantas y flores. El objetivo es meter parte de la naturaleza dentro de casa. Las flores y las plantas tienen enorme atractivo decorativo y mejoran nuestro estado de ánimo, por lo siempre logran un “wow”. Juega con su escala, no vale un tiestecito, la tendencia actual requiere grandes plantas de interior, árboles incluso, como el Ficus Lyra.

Un gran ficus lyra consigue un enorme “wow”. Via: Apartament Therapy

¿Buscas más inspiración? Echa un ojo a nuestros posts “Los 10 mandamientos wabi sabi en decoración” o “Decorar con colores”.

Por supuesto, estas vistas tienen el efecto wow, pero la decoración puede lograrlo en habitaciones menos “afortunadas”. Un buen ejemplo es esta habitación infantil de abajo, unas baldas que cubren toda la pared mostrando coloridos libros infantiles también logran un “Wow”. 

 

 

Un salón verde: el color del año

¿Por qué hemos elegido un salón verde? Todos los años, la empresa Pantone selecciona un color de su “pantonario”. Ese pantonario es un catálogo profesional con cientos de colores que se usa para identificar con exactitud los colores que se van a imprimir. Con cada color del año Pantone quiere representar tendencias que marcan nuestra cultura global, y en 2017 el color elegido ha sido “Greenery”.

Dicen en Pantone que Greennery es el color neutral de la Naturaleza. Para ellos el verde representa un nuevo comienzo, el renacer. Afirman que este color satisface nuestros deseos de rejuvenever y revitalizarnos, y transmite la tranquilidad que anhelamos en estos tiempos revueltos.

La decoradora Marta de la Rica eligió el verde en todos sus matices para revitalizar esta casa de vacaciones en Biarritz, cuyo salón verde también se abre al jardín.

 ¿Y cómo decorar un salón verde? Fíjate en esta casa de Biarritz, decorada por Marta de la Rica, donde el verde es protagonista absoluto, desde la fachada hasta el interior. Y realmente el color funciona como un soplo de aire fresco en todas las estancias.

salón verdeEl verde es un color válido tanto para verano como para invierno. El tono verde agua elegido para el sofá Brigitte de Blasco & Blasco combina con los otros verdes del suelo y los complementos.

 Un salón verde es como un invernadero: el cerramiento de hierro, una pequeña fuente y varias plantas crean el ambiente perfecto. El sofá se ha vestido con una ligera funda de cáñamo de Serendipity Fabrics, que acentúa esa sensación entre interior y exterior.

 En la zona de comedor las sillas también llevan fundas de cáñamo en distintos colores.

 El negro se utiliza como contraste en algunos elementos de este salón verde, como las carpinterías de puertas y ventanas o algunos muebles.

Via: www.martadelarica.es