10 claves sobre el punto focal en decoración

El punto focal en decoración, cuando está bien elegido y trabajado, hace maravillas en una habitación. Y lo mejor de todo es que no requiere ni grandes inversiones ni grandes cambios. Tan solo tener las ideas claras y actuar en consecuencia.

Estas son 10 claves para entender qué es y cómo se potencia el punto focal de una habitación:

#1 Qué es Como su propio nombre indica, el punto focal en decoración es ese elemento que capta inmediatamente tu atención cuando entras en una habitación. Idealmente debe funcionar como una declaración de las intenciones decorativas de ese espacio.  ¿Qué no es? El punto focal no tiene por qué ser ni lo más grande ni lo más caro de la decoración.

#2 Búscalo Muchas veces, no siempre, el punto focal es un elemento que ya está en la habitación: una ventana con buenas vistas, una chimenea, una estantería de obra… Con un sencillo ejercicio de observación, podrás identificarlo rápidamente.

Un gran ventanal con vistas al jardín es un punto focal “natural”. Destácalo con cortinas adecuadas y coloca el mobiliario enfocado en él. Via: Style by Emily Henderson

#3 Créalo  Cuando no existe ese punto focal “natural” podemos crearlo con una pieza importante de mobiliario, con una obra de arte o con un elemento más pequeño que podemos complementar con otros accesorios para expandir visualmente su presencia.

#4 En la pared El punto focal en decoración suele estar situado en una pared. Todas las habitaciones tienen una pared “dominante”, que es aquella en la que primero nos fijamos al mirar la habitación. Trata de colocar en esa pared el punto focal y reforzarás su presencia. Una pared también puede convertirse en el punto focal cuando tiene algún interés decorativo, como un color especial o ladrillos antiguos vistos.

Esta maravillosa pared con la pintura centenaria original de la casa es el punto focal de este salón.
El sofá es el modelo Odeon de Blasco & Blasco. Via: Revista AD. Foto: Belén Imaz.

#5 La diva El punto focal se comporta como una “diva”, y pide más atenciones que el resto del reparto. Si hablamos de una chimenea, decórala convenientemente para reforzar su presencia o revístela con algún material atractivo; si es una ventana, vístela con cortinas que enmarquen las vistas y atraigan aún más la atención hacia ella. Cuando punto focal es menos “natural”, debes dedicarle todavía más atención. Por ejemplo, si eliges un mueble bajo, como un aparador, acompáñalo en la pared con un buen cuadro o un espejo de medidas adecuadas y compleméntalo con objetos decorativos interesantes.

#6 Dale aire Deja que respire. El punto focal en decoración exige su espacio. No bloquees con muebles y otros elementos las vistas de la ventana, la visión de la chimenea o el punto focal que hayas establecido.

#7 Adóralo Los muebles de la habitación deben distribuirse de modo que realcen y apoyen el punto focal (ya sabes, es muy divo). Colócalos orientados hacia éste o enmarcándolo.

En este salón, el punto focal es la chimenea y la librería hecha a medida que la acompaña. Cuando la librería tiene el protagonismo hay que cuidar especialmente el estilismo de todos los estantes.

#8 El sofá El sofá no suele ser el punto focal de un salón. Pero puede servir como tal si no hay otra opción. Para ello colócalo en la pared principal, y decórala con un cuadro o espejo tan ancho como el sofá o con una buena composición de cuadros pequeños. Si el sofá está separado de la pared (mira este post sobre las ventajas de esta opción), coloca detrás una consola más alta con plantas, una o dos lámparas y complementos decorativos con la escala adecuada para atraer la atención hacia allí.

#9 En el dormitorio En el dormitorio, en casi el 100% de los casos, la cama el punto focal. Hazla brillar: colócala en la pared principal, busca un cabecero interesante, elige ropa de cama atractiva y unos buenos cojines. 

En este proyecto de Amber Interiors se ha elegido una cama muy especial, vestida con mimo y enmarcada por las ventanas. El resto del mobiliario y la alfombra ayudan a destacar aún más su protagonismo.

#10 En el comedor Sorpresa: En el comedor el punto focal casi nunca es la mesa, sino un aparador o un mueble tipo alacena con los complementos adecuados. También puede ser una ventana interesante o una buena lámpara de techo.

¿Quieres saber más sobre distribución de muebles? Entonces quizás te interesa Cómo amueblar el salón en 10 pasos o Cómo distribuir sofás y sillones

 

Un sofá rosa: la tendencia más chic

¿Pondrías en tu casa un sofá rosa? “Rosa palo”, “rosa millennial” o como gustes llamar al matiz pálido del rosa. La tendencia empezó tímidamente, como se podría esperar de un color tan inocente, pero ha ido cobrando fuerza. Mucha fuerza. ¿Suficiente como para usarse en algo tan grande como un sofá? Veamos:

                                                                               
Un sofá rosa transmite optimismo y serenidad, algo perfecto para una casa de vacaciones o fin de semana. La interiorista Carmen Straatsma ha decorado este refugio ibicenco con un estilo contemporáneo y sofisticado, respetando siempre los elementos tradicionales de la construcción. El sofá modular es el modelo Paul de Blasco & Blasco. La silla diseño de Hans J. Wegner, es editada por Carl Hansen & Son. Via: Nuevo Estilo

Un sofá rosa no tiene por qué ser clásico. Este apartamento neoyorquino presume de una decoración entre moderna y bohemia, con algunos toques mid-century. El artista y la experta en textiles vintage que viven aquí han elegido para el salón un sofá rosa llamado Ollie de Urban Outfitters Home. Foto: Elaine Musiwa | Apartment Therapy

La interiorista Beatriz Silveira decoró este salón con un gran sofá rosa claro. Es el modelo Louvre de Blasco & Blasco. Para equilibrar el conjunto eligió colores más masculinos en el resto de las tapicerías. Apúntate esta fórmula casi infalible para combinarlo: Sofá rosa + mármol en las mesas + detalles dorados.

Si un sofá rosa te da respeto, prueba con una butaca que sin tener tanto peso en la decoración sí deje notar su presencia. Esa fue la idea de Marta de la Rica en este salón tan impactante. El vibrante rosa de la butaca Liberty con lino rosa de Serendipity Fabrics pone un contrapunto “girly” perfecto a un entorno casi masculino. Via: Elle Decor

Conclusión: Está claro que un sofá rosa puede conseguir ese efecto wow tan deseado en decoración. Lo bueno de lograrlo con un mueble es que puedes arriesgar más porque, llegado el momento, podrás cambiarlo fácilmente. Así, en el remoto caso de que te canses de tu maravilloso sofá rosa claro podrás retapizarlo. Si lo eliges con funda, el cambio será todavía menos costoso.

Ideas para forrar muebles con tela

¿Alguna vez has pensado en forrar muebles con tela? La decoradora Beatriz Silveira no se lo pensó dos veces y utilizó una tela de Blasco & Blasco para actualizar esta consola que colocó en la entrada de una casa que decoró y que fue portada de Nuevo Estilo.

forrar muebles con tela

Forrar muebles con tela es un recurso que, bien ejecutado, puede darnos resultados decorativos sorprendentes por muy poco dinero. Echa un ojo a estas fotos y verás que muchos grandes decoradores recurren a forrar muebles con tela, como consolas, mesitas auxiliares o cómodas, cuando no encuentran la pieza que buscan o cuando quieren aprovechar alguna pieza existente dándole un aire nuevo.

Los decoradores del equipo de Pencil and Paper Co utilizaron un estampado de Schumacher de inspiración animal para forrar con tela esta consola. Los complementos de estilo oriental crean un interesante contraste de estilos y colores.

Este es otro ejemplo de consola forrada con tela. Lo hemos encontrado en  la revista Coastal Living. En este caso se eligió un estampado de espiguilla con la idea de crear un mueble bar con un sutil aire náutico.

Si te gusta esta idea de forrar muebles con tela puedes encargarlo a un profesional o intentar tu propio proyecto DIY, lo que te ahorrará dinero y puede darte la satisfacción de haberlo hecho tú mismo. Este mueble de cajones que se utiliza aquí como auxiliar de un escritorio es en realidad una sencilla cómoda Rast de Ikea, que cuesta 25 euros. Si quieres ver fotos del proceso paso a paso, pincha aquí.

Y, por supuesto, si te gustan los muebles forrados con tela siempre tendrás la opción de comprarlos directamente así, como esta cómoda forrada en lino con cientos de tachuelas. El dormitorio es obra de la interiorista Melanie Turner. ¿El precio de la cómoda? En consonancia con la espectacularidad de la pieza.