Colores en decoración: Cómo nos influyen

¿Te has planteado alguna vez si los colores en decoración pueden influir en nuestro estado de ánimo? Dicen que uno ve todo rosa cuando es feliz o que nos ponemos verdes de envidia. Asociamos colores y emociones, ¿pero hay algo de verdad científica en eso?

Aunque los investigadores no han descifrado todavía cómo funciona la conexión entre el color y el humor, sí hay estudios empíricos que demuestran que los colores afectan a nuestras emociones. Este impacto que causan en nosotros depende de factores biológicos, culturales y experienciales, por lo que el efecto puede variar de unas personas a otras. Sin embargo, sí es posible trazar unas líneas generales.

Los colores en decoración no suelen emplearse en solitario, sino dentro de un esquema de colores. Via: domino.com

Considerando esto, los colores en decoración son mucho más que una cuestión estética, porque nos rodearán día tras día y afectarán a nuestro humor y nuestros pensamientos.

Empezamos por los tres colores básicos y el impacto que pueden causar cuando usamos estos colores en decoración.

Amarillo = Alegría

En cromoterapia,el amarillo se considera un color que estimula los sentidos y purifica el cuerpo. Lo asociamos con el sol y con la felicidad. Suele usarse en cocinas, comedores y baños (porque refleja la luz del sol y nos ayuda a sentirnos llenos de energía por las mañanas en el desayuno o en la ducha). También se recomienda para entradas y otros espacios pequeños, porque el amarillo resulta acogedor y hace parecer los espacios más grandes de lo que son.

Sin embargo, el amarillo no suele ser el color principal en los esquemas de colores en decoración. Algunos estudios muestran que el amarillo puede causar irritabilidad. Además, en los años 80, el influyente Carlton Wagner, fundador de The Wagner Institute for Color Research en California, afirmó que el amarillo hace llorar más a los bebés. Y pese a no haber ninguna investigación relevante al respecto, el amarillo arrastra desde entonces muy mala fama en los cuartos de niños.

colores en decoraciónEl amarillo en exceso puede ser hiperestimulante, pero si lo combinas como aquí con blanco, como los sofás de Blasco & Blasco, es acogedor y luminoso. Via: Nuevo Estilo

Rojo = Energía

El rojo es el color más intenso y se asocia con la adrenalina. Varios estudios han demostrado que aumenta la presión sanguínea, acelera la respiración y la frecuencia cardiaca. Por ello, el rojo suele reservarse para el salón, donde favorece la relación entre personas y estimula la conversación. Y seguramente por eso, sea también el color más popular para decorar la casa en Navidad.

El rojo debe usarse con mesura porque en exceso produce sensación de peligro o agresión. En decoración normalmente se utiliza como color de contraste, en pequeños toques.

¿Debemos desterrarlo del dormitorio? No del todo, si el dormitorio solo se utiliza de noche y con iluminación artificial, los matices más oscuros del rojo, como el burdeos, resultarán elegantes y no demasiado estimulantes si los combinas adecuadamente.

Si te gusta el rojo, puedes usarlo en el dormitorio si sabes cómo. Monica Wang Photography

Azul = Calma

El azul ha probado su capacidad de reducir el ritmo cardiaco, bajar la tensión y ralentizar la respiración. Es quizá por eso el color favorito en los dormitorios y los cuartos de baño, donde buscamos calma y relajación. También favorece la concentración, por lo que es muy apropiado para despachos o habitaciones de estudio.

Sin embargo, no todos los tonos de azul tienen el mismo efecto. El azul oscuro, utilizado como color principal en una habitación, puede provocarnos tristeza. Y lo mismo puede ocurrir con el azul pastel, especialmente si la habitación es oscura. Cuando el azul sea el color principal en el esquema de color de una habitación, es mejor elegirlo en tonos más brillantes, como el turquesa, perfecto para crear una sensación de calma en zonas sociales como salones, cocinas o cuartos de estar.

colores en decoraciónEl azul turquesa, presente en la cómoda y la chaise longue de Blasco & Blasco, es relajante, perfecto para cuartos de estar familiares. Via: Nuevo Estilo

En el próximo post, veremos más colores en decoración y su influencia en nuestro estado de ánimo.

Una casa de estilo orgánico

El estilo orgánico en decoración refleja en el campo del interiorismo la conciencia ecológica. Esta casa, decorada por Marta de la Rica, constituye un magnífico ejemplo de ello. Se trata de un bajo con jardín en un edificio marbellí obra del arquitecto Fernado Higueras, representativo de la arquitectura orgánica de los años 70.

Sin embargo, la casa había perdido su espíritu tras varias reformas muy poco afortunadas, y sus propietarios querían que recuperara el estilo orgánico original. Lo primero fue reconectar el interior con el exterior, principio básico de la arquitectura orgánica. Para ello se abrieron el salón y el comedor a un gran porche y se recuperó el jardín con árboles autóctonos mediterráneos, que se “cuelan” en el interior.

El interior también se mantiene fiel al estilo orgánico, con una sincera apuesta por los materiales sostenibles, los elementos naturales y reciclados, y las tradiciones artesanas.

estilo orgánicoEl estilo orgánico de la decoración se basa en el uso de materiales naturales como el cáñamo de la alfombra, el esparto de los cactus del exterior, la madera de la consola, la pantalla de fibra de la lámpara… También se ha recurrido a muebles recuperados, como las butacas vintage retapizadas con una tela de Blasco & Blasco.

estilo orgánicoMuchos elementos han sido elegidos a pares para lograr equilibrio. Pero, como sucede en la naturaleza, la decoradora buscó cierta asimetría. La mesa de centro está formada por dos piezas triangulares pero de acabado diferente, una en acero y la otra en lino. Completan el estar dos sofás y dos butacas vintage con la tela de kilim Istambul

Las paredes con pintura a la cal y los suelos de microcemento responden también al estilo orgánico de la casa. En todos los ambientes predomina el blanco roto y los tonos crudos. En contraste, pinceladas de rojo y negro, como en la obra de J.A. González de la Calle.

En el exterior el estilo orgánico de la decoración se reafirma con muebles de obra, cortinas de lino para protegerse del sol, lámparas de fibra de Into the Wild… 

Esta casa de estilo orgánico fue publicada en la revista Nuevo Estilo

Trucos para salones pequeños con encanto

Los salones pequeños tienen los metros cuadrados que tienen. Punto. No hay truco que cambie esto. Sin embargo, eligiendo correctamente el sofá, el resto de muebles y complementos y teniendo en cuenta algunos factores al decorarlo, un salón pequeño resultará y parecerá más espacioso.

Como decimos mucho las mujeres, “lo importante es estar proporcionada…”. Estas son las claves que te ayudarán a encontrar lo que mejor le queda a tu pequeño salón.

Estanterías a medida, muebles con patas visualmente ligeros y un sofá Marie de Blasco & Blasco, proporcionado al espacio: este pequeño salón es todo un ejemplo de cómo decorar en pocos metros. Via: Nuevo Estilo

Elige el sofá adecuado

El sofá suele ser la pieza más grade del salón, por lo que debe cuidarse especialmente su elección. Por lo general, para salones pequeños funcionan mejor los sofás con menos fondo, brazos delgados (en el mismo ancho dan más espacio para sentarse) y patas al aire. Respecto al ancho, no suele obligatorio elegir uno pequeño, ya que el sofá se coloca normalmente en la pared más larga, lo que permite elegir sofás de dos y hasta tres plazas, siempre cuidando que resulte proporcional con el tamaño del salón.

Maximiza el espacio de almacenamiento

Los salones pequeños necesitan verse ordenados y despejados, por lo que debe elegirse muy bien cómo almacenar las cosas. Cada cosa debe tener su propio espacio. Lo mejor es contar con estantes hechos a medida que aprovechen cada centímetro, con espacio para libros, bebidas, aparatos electrónicos… También funcionan bien las baldas en la pared que permiten ganar espacio de almacenamiento en vertical.

Los muebles que dejan ver a través de ellos, como estos en metracrilato y ratán, son un buen recurso para aumentar la sensación de espacio. Via: Pinterest

Elige piezas visualmente ligeras

La ligereza visual es una percepción que hacemos basándonos en el tamaño, el color y la forma de cualquier objeto.

Sofás, butacas, mesas de centro, mesas auxiliares… Si los eliges con patas vistas usarás uno de los trucos infalibles para que una habitación parezca más espaciosa. También tienen apariencia ligera los muebles transparentes, con celosías o con acabado espejo.

Cuando el techo es alto en salones pequeños hay que destacarlo. Aquí se ha logrado con un papel pintado. Además, la mesa de centro se ha sustituido por tres mesitas multifunción de espejo y celosía. Sofá y sillones tienen patas muy ligeras.

Decora verticalmente

Cualquier habitación tiene una dimensión horizontal y una vertical. Atraer la atención de los ojos hacia arriba aumenta la sensación de espacio. ¿Cómo lograrlo? Con cortinas de suelo a techo, papel pintado de motivos llamativos, acabados especiales en toda la pared, galerías de cuadros que cubran casi hasta el techo…

Apuesta por muebles multifunción

Descubre todo lo que puedes ganar en salones pequeños con muebles que sirven para más de una cosa. Si en lugar de mesa de centro colocas varias mesitas auxiliares juntas, te servirán también de mesitas de apoyo en cualquier zona del salón. Los taburetes o pufs son un gran comodín: se mueven fácilmente, ocupan poco espacio (físico y visual), aumentan las plazas de asiento, se pueden usar como apoyo o reposapiés…

Una estrecha balda de obra es suficiente para exponer objetos decorativos y plantas creando un punto focal en este pequeño salón. Via: El Mueble

Expón tus objetos más preciados

Mantener el desorden a raya no significa convertir el salón en un quirófano. Vivir con los metros justos no obliga a esconder todas nuestras pertenencias en el trastero. Selecciona aquello que merece la pena mostrarse y colócalo en una balda volada o en una cornisa sobre el  sofá.

Recuerda que toda habitación debe tener un punto focal y esta puede ser una buena forma de lograrlo en un salón pequeño.

salones pequeñosLa pared de baldosas guía la vista hacia arriba y hacia la cocina, haciendo que el salón parezca mucho más grande. Se eligieron pocos muebles de tamaño proporcionado, como el sofá y las butacas de Blasco & Blasco. Via: Nuevo Estilo

¡No renuncies al color! 

Es verdad, el blanco roto y el beige son buenos aliados al decorar salones pequeños. Empleados en paredes y techos, tapicerías, cortinas o alfombras crean sensación de amplitud y hacen todo más luminoso.

¡Pero eso no significa apostar todo al blanco! Ten en cuenta que siempre es más importante la elección de los muebles, su diseño, tamaño y distribución. Eso es lo que realmente hace que una habitación parezca más espaciosa.

Fíjate en las fotos de este post y verás cómo todas están llenas de recursos para hacer que los salones pequeños parezcan más amplios de lo que son.

Pincha el enlace si quieres más inspiración sobre distribución de salones