Browsing Tag

Salones

Un ático con una decoración elegante y femenina

Este ático madrileño tiene una historia repleta de protagonistas femeninas. Su actual propietaria la compró enamorada de su magnífica terraza. Y a la hora de decorarla contactó con la interiorista María Santos, en cuyo estudio trabajan ocho personas, todas mujeres.

La casa, situada en una de las principales avenidas de la capital, tenía la virtud de atrapar la fascinante luz madrileña. Esta cualidad se ha reforzado con una decoración elegante y femenina. Así, todos los detalles y acabados se han mimado especialmente. En colores, dominan los tonos neutros, con acertadas pinceladas de azul marino. Y en cuanto a los muebles, se han combinado piezas contemporáneas, muebles de diseño, antigüedades y obras de arte escogidas con acierto.

La zona central del salón se ha destinado a zona de estar y relax. Un gran sofá con funda de lino blanco encargado a Blasco & Blasco centra el espacio. Las mesas de centro son un diseño de la propia decoradora  y están realizadas en metal lacado.

Desde el sofá se disfruta por igual de la vista de la terraza como del fuego en la chimenea de mármol, que es la original de la casa y se conservó en la reforma. A la izquierda de esta área, se situó una zona de trabajo equipada con un escritorio en roble de Sine Nomine, que sigue la pauta de la decoración elegante y femenina de toda la casa.

El blanco dominante en todas las estancias se contrasta con algunos toques de colores oscuros. Por ejemplo, el azul marino de la chaise longue de terciopelo, el negro de la lámpara de sobremesa, el flexo y de la mesa auxiliar, una antigüedad encontrada en Carina Casanovas, o el metal oscuro de la icónica silla Platner, editada por Knoll.

Puedes ver el reportaje completo de esta casa en la revista Nuevo Estilo

María Santos: www.estudiomariasantos.com

Decorar con colores: uso de los colores secundarios

Elegir y decorar con colores parece una cuestión únicamente de gustos. Pero muchos estudios rigurosos han confirmado que los colores nos influyen física y psicológicamente.

Después de ver el efecto que podemos causar al decorar con colores primarios como son el rojo, azul y amarillo en este post, aquí vamos a a ver el efecto de los colores secundarios en nuestro ánimo según dónde y cómo los utilicemos.

Esta casa tan colorista está en el lluvioso Dublín. Via: The Times

Morado = Lujo

Dramático y rico, este es el color que siempre se ha asociado con la realeza y el lujo. Combina muy bien con otros colores, y dependiendo de la intensidad de color resultará más frío o más cálido.

En sus tonos más oscuros favorece la creatividad, y da a la decoración un toque misterioso y sofisticado. La pega es que puede hacer que la habitación parezca más pequeña. Para los dormitorios, mejor elegir los tonos más claros como el lila o el lavanda, más serenos y luminosos. Resultarán tan relajantes como el azul, pero sin el riesgo de frialdad de éste.

El morado de estos sillones de Blasco & Blasco aporta sofisticación a este salón. Via: Nuevo Estilo

Verde = Relajación

Con sus muchos matices y distintos efectos en decoración, se considera que el verde es el color más relajante para los ojos. Formado por la suma de azul y amarillo, combina el poder refrescante del primero con la calidez del segundo. Al decorar con colores, utiliza el verde como color principal si buscas un efecto calmante. Se ha comprobado que este color favorece la relajación, previene la depresión y alivia el estrés.

El verde combina bien con todos los colores, incluso con el azul, y está recomendado para cualquier zona de la casa. En el salón tiene efecto relajante pero también favorece la convivencia y la vida familiar. En la cocina y el cuarto de baño aporta frescura. Y en los dormitorios genera serenidad y sentimiento de protección.

El verde pone la nota de frescor y bienestar en este rincón que no recibe demasiada luz natural.

Naranja = Entusiasmo

Este es el color del entusiasmo. Aumenta la productividad, aporta confianza, favorece la positividad… Si quieres decorar con colores naranjas, úsalos en zonas de actividad (cuartos de jugar, cocinas, despachos, gimnasios…) y evítalo en zonas destinadas a relajarnos (salones o dormitorios). Ten presente que este color puede hacer que una habitación parezca más pequeña y que necesita mucha luz.

El naranja es un color que se asocia con el apetito y la buena digestión, por lo que es perfecto para comedores y offices. Quizás merece la pena probarlo si los niños de la casa comen mal…

El naranja es el color perfecto para el comedor porque estimula el apetito (salvo que estés a dieta…). Via: Pinterest

Rosa = Positividad

Resultado de mezclar rojo y blanco, el rosa tiene el efecto contrario que su color primario. Muchos estudios han comprobado el “Efecto rosa”: el uso de este color calma los nervios, ayuda a eliminar los sentimientos negativos y a superar la tristeza.

El rosa puede utilizarse en toda la casa, desde el rosa palo hasta los tonos más oscuros como el coral o el frambuesa, muy apropiados para salones y dormitorios. Para aligerar su efecto tan femenino, puede combinarse con gris, negro y marrón.

Los tonos más claros de rosa, tan habituales en los cuartos de niña tradicionales, transmiten felicidad, amabilidad y ganas de jugar.

El rosa de estas butacas de Blasco & Blasco es el color del optimismo y ha demostrado que reduce la agresividad. Via: Nuevo Estilo

Colores en decoración: Cómo nos influyen

¿Te has planteado alguna vez si los colores en decoración pueden influir en nuestro estado de ánimo? Dicen que uno ve todo rosa cuando es feliz o que nos ponemos verdes de envidia. Asociamos colores y emociones, ¿pero hay algo de verdad científica en eso?

Aunque los investigadores no han descifrado todavía cómo funciona la conexión entre el color y el humor, sí hay estudios empíricos que demuestran que los colores afectan a nuestras emociones. Este impacto que causan en nosotros depende de factores biológicos, culturales y experienciales, por lo que el efecto puede variar de unas personas a otras. Sin embargo, sí es posible trazar unas líneas generales.

Los colores en decoración no suelen emplearse en solitario, sino dentro de un esquema de colores. Via: domino.com

Considerando esto, los colores en decoración son mucho más que una cuestión estética, porque nos rodearán día tras día y afectarán a nuestro humor y nuestros pensamientos.

Empezamos por los tres colores básicos y el impacto que pueden causar cuando usamos estos colores en decoración.

Amarillo = Alegría

En cromoterapia,el amarillo se considera un color que estimula los sentidos y purifica el cuerpo. Lo asociamos con el sol y con la felicidad. Suele usarse en cocinas, comedores y baños (porque refleja la luz del sol y nos ayuda a sentirnos llenos de energía por las mañanas en el desayuno o en la ducha). También se recomienda para entradas y otros espacios pequeños, porque el amarillo resulta acogedor y hace parecer los espacios más grandes de lo que son.

Sin embargo, el amarillo no suele ser el color principal en los esquemas de colores en decoración. Algunos estudios muestran que el amarillo puede causar irritabilidad. Además, en los años 80, el influyente Carlton Wagner, fundador de The Wagner Institute for Color Research en California, afirmó que el amarillo hace llorar más a los bebés. Y pese a no haber ninguna investigación relevante al respecto, el amarillo arrastra desde entonces muy mala fama en los cuartos de niños.

colores en decoraciónEl amarillo en exceso puede ser hiperestimulante, pero si lo combinas como aquí con blanco, como los sofás de Blasco & Blasco, es acogedor y luminoso. Via: Nuevo Estilo

Rojo = Energía

El rojo es el color más intenso y se asocia con la adrenalina. Varios estudios han demostrado que aumenta la presión sanguínea, acelera la respiración y la frecuencia cardiaca. Por ello, el rojo suele reservarse para el salón, donde favorece la relación entre personas y estimula la conversación. Y seguramente por eso, sea también el color más popular para decorar la casa en Navidad.

El rojo debe usarse con mesura porque en exceso produce sensación de peligro o agresión. En decoración normalmente se utiliza como color de contraste, en pequeños toques.

¿Debemos desterrarlo del dormitorio? No del todo, si el dormitorio solo se utiliza de noche y con iluminación artificial, los matices más oscuros del rojo, como el burdeos, resultarán elegantes y no demasiado estimulantes si los combinas adecuadamente.

Si te gusta el rojo, puedes usarlo en el dormitorio si sabes cómo. Monica Wang Photography

Azul = Calma

El azul ha probado su capacidad de reducir el ritmo cardiaco, bajar la tensión y ralentizar la respiración. Es quizá por eso el color favorito en los dormitorios y los cuartos de baño, donde buscamos calma y relajación. También favorece la concentración, por lo que es muy apropiado para despachos o habitaciones de estudio.

Sin embargo, no todos los tonos de azul tienen el mismo efecto. El azul oscuro, utilizado como color principal en una habitación, puede provocarnos tristeza. Y lo mismo puede ocurrir con el azul pastel, especialmente si la habitación es oscura. Cuando el azul sea el color principal en el esquema de color de una habitación, es mejor elegirlo en tonos más brillantes, como el turquesa, perfecto para crear una sensación de calma en zonas sociales como salones, cocinas o cuartos de estar.

colores en decoraciónEl azul turquesa, presente en la cómoda y la chaise longue de Blasco & Blasco, es relajante, perfecto para cuartos de estar familiares. Via: Nuevo Estilo

En el próximo post, veremos más colores en decoración y su influencia en nuestro estado de ánimo.